• Via di San Gallicano, Rome, Italy
  • (39) 06 8992225
  • dream@santegidio.org

DREAM 2.0: Prevención y tratamiento del tumor de cuello uterino

Entrevista con la Dra. Hawa Sangarè Mamary, Coordinadora Nacional de Prevención y Tratamiento del Cáncer de Cuello Uterino en los centros DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio de Malaui.

 

Del 20 al 27 de abril se celebró en Malaui, en el distrito de Blantyre, una campaña de prevención y tratamiento de tumor de cuello uterino. El acontecimiento tuvo un fuerte eco entre la población local y entre los medios de comunicación.

La Dra. Hawa nos explica cómo se llevó a cabo la iniciativa, qué resultados dio y cuáles son los desafíos para el futuro.

El cáncer de cuello uterino es un tipo de tumor muy extendido en África, sobre todo entre las mujeres seropositivas, que se puede evitar con una vacuna (habitual en los países occidentales pero no todavía en los países en vías de desarrollo a causa del coste) y que se puede tratar fácilmente si se diagnostica a tiempo, diagnóstico que se puede realizar gracias a una prueba.

 

P: buenos días, ¿se puede presentar brevemente y decirnos cuál es su papel en el Programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio?

 

Dr. Hawa Sangarè

R: Me llamo Sangare Hawa Mamary, soy médica y trabajo con el programa DREAM en Malaui desde 2010, en el centro Elard Alumando de Blantyre.

En DREAM me ocupo de muchas cosas: visito y trato a pacientes seropositivos, especialmente soy responsable del programa de prevención vertical para evitar la transmisión del virus del VIH de la madre al niño (PMTCT) y me dedico las mujeres embarazadas y a sus hijos que han nacido en el programa y que son prácticamente todos seronegativos, y a los que seguimos hasta que cumplen dos años.

También me ocupo del seguimiento y la supervisión en los centros sanitarios de los distritos en los que DREAM colabora y ayuda al Ministerio de Sanidad en materia de VIH y de diagnóstico infantil precoz.

Otro aspecto de mi trabajo es la formación de las activistas (Expert Clients). Se trata de pacientes que seleccionamos y formamos para seguir a las nuevas mujeres que entran en el programa a través de la asistencia a domicilio y de un programa capilar de educación sanitaria y de nutrición.

También soy Coordinadora Nacional de DREAM de los programas de salud de mujeres y especialmente de prevención y tratamiento de tumores femeninos. En nuestros centros realizamos las pruebas de cáncer de cuello uterino mediante inspección visual del cuello uterino y utilizando ácido acético (VIA).

 

P: ¿Qué difusión tiene el cáncer de cuello uterino en Malaui y qué posibilidades de tratamiento y prevención tiene?

 

En Malaui, el cáncer de cuello uterino representa el 45% de todos los tumores. En 2010 el HPV Center de la Organización Mundial de la Salud calculó que en Malaui cada año 3684 mujeres desarrollaban cáncer de cuello uterino y, al no haber programas eficaces, muchas morirán a causa de esta enfermedad. Por desgracia los centros de diagnóstico y tratamiento son muy pocos y los que hay están solo en las principales ciudades.

 

P: ¿Cuáles son las actuaciones que DREAM está llevando a cabo para luchar contra los tumores de cuello uterino en Malaui?

 

R: Nuestro programa se basa mayoritariamente en la prevención y el tratamiento. Trabajamos como colaboradores del ministerio de sanidad y utilizamos al enfoque de la visita única (SVA: single visit approach) con la ejecución del VIA (visual inspection of the cervix) y crioterapia inmediata en los casos en los que está indicado. Este es un método eficaz y práctico aprobado por el Ministerio de Sanidad de Malaui y de muchos países africanos.

Además DREAM, en colaboración con Norwegian Church Aid, ayuda al Servicio Sanitario Nacional formando personal médico, supervisando y aportando material y equipamiento para la crioterapia en los distritos de Mangochi y Balaka.

 

P: ¿Cuándo y por qué empezó a trabajar en la prevención y el tratamiento de los tumores femeninos?

 

Empezamos este programa en febrero de 2016. La idea nació junto al nuevo enfoque del programa DREAM que desde 2016 se convirtió en DREAM 2.0.

La idea consiste en tener en cuenta la salud global de nuestros pacientes. Vimos en seguida la alta prevalencia del cáncer de cuello uterino entre las mujeres seropositivas y nos dimos cuenta de que los servicios existentes no podían llegar a todas las mujeres.

 

P: ¿Cómo nació la idea de dedicar una semana especial a esta campaña?

 

R: La idea de la campaña se nos ocurrió tras al participar en un encuentro donde se hablaba de la implementación de las pruebas en el distrito de Blantyre. Durante la reunión se vio que la mayoría de centros sanitarios rurales no podían realizar las pruebas. Por eso pedimos a varios colaboradores que trabajaran con nosotros en el distrito de Blantyre y organizamos clínicas móviles para realizar las pruebas en zonas rurales.

 

P: ¿Quién ha colaborado en la organización de esta semana?

 

R: La lista es muy larga; en primer lugar hicimos varias reuniones con el District Health Officer (DHO) de Blantyre, los responsables de los sectores sanitarios, los jefes locales y las autoridades tradicionales así como con el personal de los centros sanitarios rurales. Su concurso y colaboración eran necesarios para el éxito de la iniciativa.

 

P: ¿Cuál ha sido el programa de la semana?

 

R: La ceremonia de inauguración tuvo lugar el 19 de abril en el centro sanitario de Chileka.

Al día siguiente empezamos las pruebas que se prolongaron hasta el 27 de abril.

Cada actuación iba precedida de sesiones de educación sanitaria para explicar la importancia de someterse a la prevención periódicamente y para favorecer la difusión de este mensaje.

Tras las sesiones formativas empezaban las pruebas.

Actuamos en nueve emplazamientos: Chikowa, Dziwe, Chileka, Chimembe, South Lunzu Machinjiri, Lirangwe, Makhata, Lundu y Ndeka. A todas las mujeres que daban positivo las enviábamos a los dos centros de referencia para el tratamiento, el hospital Queen Elizabeth y el centro DREAM Elard Alumando.

 

P: ¿Cuál era el objetivo y cuántas mujeres se sometieron a las pruebas?

 

R: Nuestro objetivo era llegar a 1500 mujeres durante la campaña.

En realidad, durante aquella semana hicimos las pruebas a 2731 mujeres (182% respecto a nuestra previsión), 52 de las cuales dieron positivo en el VIA (2%) y fueron tratadas con crioterapia, mientras que 10 mostraban señales de cáncer en fase 2 o 3 y fueron derivadas al tratamiento quirúrgico (0,3%).

 

P: ¿Por qué considera que la educación sanitaria y estas campañas son importantes?

 

R: La educación sanitaria y la campaña que hemos llevado a cabo son importantes porque hace que la gente sea consciente de los riesgos para la salud y, gracias a un diagnóstico precoz, permiten intervenir en esta patología antes de que se manifieste a través de los síntomas y sea difícil tratarla, y eso es especialmente importante en países con recursos limitados como Malaui.

Por otra parte eso ayuda a las personas a cambiar su estilo de vida y evitar comportamientos de riesgo. Durante la campaña hemos visto que muchas personas nunca se han hecho las pruebas por falta de información sobre cómo se desarrolla este tipo de tumores y sobre cómo se pueden tratar.

 

P: ¿Cuáles han sido las reacciones y los comentarios de la gente?

 

R: Las mujeres estaban contentas y agradecidas por la ocasión que se les brindaba. A causa de la gran demanda que suscitamos decidimos prolongar dos días más las pruebas en el centro DREAM Elard Alumando. El último día de la campaña todos los emplazamientos estaban repletos de mujeres. Nos pidieron en varias ocasiones que repitieramos la iniciativa y muchas mujeres vendrán en las próximas semanas a nuestro centro para someterse a las pruebas rutinarias que ofrecemos dos días por semana.

 

P: ¿Cómo han reaccionado las instituciones sanitarias y los donantes?

 

R: La oficina del District Health Officer recibió con entusiasmo la propuesta. Algunos medios de comunicación la anunciaron gratuitamente.

La Cruz Roja ofreció tiendas gratuitamente para el desarrollo de las actividades. Total Malaui nos ha ayudado en la compra del material necesario para realizar las pruebas.

 

P: ¿Qué planes tienen para el futuro y cómo piensan continuar con este programa?

 

R: Este año hemos logrado cubrir nueve áreas y hemos llegado a muchísimas mujeres, y muchas más continuarán viniendo a nuestros centros los próximos meses.

El próximo febrero (como es sabido el 4 de febrero es el día mundial de prevención del cáncer) tenemos planeado repetir las pruebas masivas en más zonas rurales. También querríamos que la próxima campaña durara cuatro semanas.

Por otra parte es fundamental formar a otros centros y lograr que sean autónomos en la ejecución del VIA. También es útil equipar clínicas móviles para llegar a las zonas rurales más remotas. Es importante acercar los servicios sanitarios de calidad la gente.

También soñamos poder suministrar la vacuna HPV a las adolescentes.

Para tener éxito en nuestros planes confiamos en un mayor apoyo por parte de empresas, organizaciones no gubernamentales y donantes privados.

Naturalmente, continuaremos, como siempre, realizando las pruebas rutinarias a quien viene a nuestros centros.

 

P: ¿Cuáles han sido los principales desafíos en la implementación de esta actividad?

 

R: Diría que el primer desafío ha sido el de sensibilizar a las mujeres, sobre todo en las zonas rurales pero en cualquier caso ha sido un éxito. En algunos casos hemos terminado las actividades muy tarde a causa del gran número de pacientes que venían.

Otro problema ha sido el breve período de la campaña. La campaña ha atraído a muchas mujeres, que querían hacerse las pruebas, y si hubiéramos tenido los recursos adecuados habríamos podido prolongar la duración de la campaña.

A pesar de todo hemos demostrado que se puede hacer mucho. En siete días hemos visitado a un número de mujeres que corresponde al 52% del total de las que hicieron las pruebas en Blantyre en todo 2016.

 

P: Gracias, ¿quiere añadir algo para finalizar esta entrevista?

 

R: Sí, querría, especialmente en nombre de las mujeres que viven en las zonas rurales, decir gracias a la Comunidad de Sant’Egidio por haber hecho posible esta campaña y por haber ampliado el campo de interés de DREAM a la prevención del cáncer entre las mujeres. Querría agradecer también a los medios de comunicación el papel que han desempeñado animando y movilizando las mujeres. Agradezco también a las instituciones sanitarias públicas y a todos los donantes y colaboradores que nos han ayudado en nuestras actividades. Y gracias también ustedes por esta entrevista.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Esta página también está disponible en: itItaliano enEnglish pt-brPortuguês