• Via di San Gallicano, Rome, Italy
  • (39) 06 8992225
  • dream@santegidio.org

DREAM 2.0

En nuestro tiempo se va afianzando cada vez más el concepto de la Global Health: vivimos en un mundo globalizado e interdependiente, en el que la intensidad de las migraciones, del comercio y de las comunicaciones entre personas y países no deja de aumentar. A pesar de ello, en la mayoría de países africanos el acceso a los tratamientos para la población sigue siendo un sueño. Las Naciones Unidas se han marcado como uno de los Objetivos del Milenio reforzar el sistema sanitario de los países, algo que, a su vez, representa actualmente un tema prioritario en la agenda de desarrollo de los países más pobres.

El trabajo de DREAM en estos años ha demostrado que las inversiones en el tratamiento del sida tienen un impacto enorme en los sistemas sanitarios. Personal formado, nuevas infraestructuras, organización de servicios y los modelos de tratamiento han producido un cambio de las Directrices de los distintos países, y han sugerido un característico modelo organizativo africano de gestión del tratamiento completamente nuevo y replicable para otras enfermedades. Hoy gracias al tratamiento, los pacientes VIH gozan de una buena calidad de vida y, al igual que todos, enferman por otras patologías. La vida que han recuperado muchos enfermos plantea nuevas preguntas que no podemos eludir.

El Programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio representa hoy un modelo de lucha contra el VIH/sida, la malnutrición, y también otras enfermedades infecciosas y muchas patologías crónicas que, a partir de los mejores protocolos de diagnóstico y terapéuticos del mundo rico, han encontrado su forma adecuada en África. En ese sentido el Programa puede ofrecer una importante aportación al continente, que además de replicar muchos centros de tratamiento del VIH en países africanos, puede representar un modelo de lucha contra muchas otras patologías infecciosas y crónicas.

Para DREAM es especialmente importante la búsqueda continua de la excelencia para que dichas patologías puedan disponer de los medios más avanzados que ofrece el mundo desarrollado, y así llegar a erradicar muchas enfermedades en África.

Precisamente para destacar esta ampliación que ya se ha producido en estos años, hemos propuesto ampliar el significado del acrónimo DREAM.

 Ahora ya no es solo “Drug Resource Enhancement Against AIDS and Malnutrition” sino  “Disease Relief through Excellent and Advanced Means”, es decir, “Erradicación de enfermedades mediante medios avanzados de excelencia”. El sueño crece.

Este DREAM, que podríamos definir DREAM 2.0, hace frente a un nuevo desafío. La dilatada experiencia de estos años, el modelo que hemos creado y el apoyo de muchos profesionales europeos y africanos nos han permitido realizar este salto.

DREAM - Disease Relief through Excellent and Advanced Means

El ejemplo de cómo se ha hecho frente en los centros DREAM de Guinea a la emergencia del ébola demuestra que el modelo de tratamiento que DREAM ha construido con el paso de los años funciona y es eficaz si se aplica a otras patologías. Hay que tener en cuenta que la pandemia, que ha cogido al mundo por sorpresa, no representa por desgracia la única zoonosis (enfermedad e infección transmitida entre animales y el hombre) que se podría producir en el futuro.

Cabe destacar que a pesar de que existan las herramientas adecuadas de prevención y control, actualmente se dan determinadas condiciones que, por el contrario, pueden facilitar la emergencia de otras pandemias, como la globalización de los mercados, la mayor velocidad en los medios de transporte y la mayor movilidad de la población a nivel mundial. A todo ello hay que sumar las mutaciones del virus producidas por la intervención humana. El paso del virus de los animales al hombre, tal como ha pasado con el ébola, va asociado a transformaciones cualitativas del medio ambiente provocadas por la deforestación, el acaparamiento de recursos naturales (minerales, madera, etc.) y de tierras (land grabbing) y el desarrollo de los monocultivos para la exportación, fenómenos agravados por la situación mundial de calentamiento climático.  Además, en el futuro será cada vez más difícil atajar crisis sanitarias como la actual sin actuar sobre sus causas sociales y medioambientales. Los virus que circulan en las especies animales se encuentran normalmente en una situación de parálisis evolutiva, y se reproducen en el huésped infectado sin provocar enfermedad alguna. Aunque existen metodologías avanzadas que permiten detectar y caracterizar virus emergentes, siguiendo las transformaciones que sufren cuando pasan entre especies y su adaptación al nuevo huésped, sigue siendo imposible prever cuándo y cómo se producirá una nueva pandemia. Esta incertidumbre hace que sea necesario preparar con antelación las estrategias de respuesta a otras eventuales emergencias.

Así pues, la violencia de algunas zoonosis en varias zonas del planeta no hace más que trasladar al plano sanitario la violencia que determina la destrucción de los ecosistemas (deforestación), la expropiación de las comunidades rurales (privatización), el endurecimiento de las condiciones de trabajo en los sectores de exportación (súper-explotación) y también el desmantelamiento de los últimos sistemas sociales establecidos por los Estados (planes de ajustes estructurales). Todo ello anuncia el precio que un determinado tipo de globalización se dispone a hacer pagar a las poblaciones, especialmente a las más pobres y más expuestas.

Para hacer frente a futuras epidemias, pues, hay construir sistemas interconectados, ecológicos, solidarios e igualitarios que no sean considerados un “lujo” del norte del mundo sino una necesidad urgente para todo el mundo. En definitiva, lo que hace falta es una globalización de la solidaridad, como recuerda el papa Francisco en su encíclica sobre la cuestión ambiental Laudato sì.

DREAM 2.0 se preparar para todo eso.

Es una tarea ingente: muchas limitaciones, sobre todo económicas, llevarían a decir que es imposible. Pero sí es posible si tenemos la audacia de escuchar juntos a la razón y al corazón. Debemos tener una mirada no asustada e impotente, sino un enfoque inteligente y preocupado que puede cambiar y liberar de las enfermedades la vida de muchos africanos.

DREAM no abandona a África, sino que prepara un sueño aún más ambicioso que no termina.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Esta página también está disponible en: itItaliano enEnglish frFrançais pt-brPortuguês