• Via di San Gallicano, Rome, Italy
  • (39) 06 8992225
  • dream@santegidio.org

Los resultados de DREAM

Los resultados obtenidos en estos años son elocuentes: más de 270.000 personas atendidas en 10 países africanos. Entre ellas, están los 47.000 niños que, desde 2002, tienen un futuro gracias a la terapia y a un diagnóstico de excelencia. Un ejemplo concreto de qué comporta considerar la terapia como prevención son los más de 55.000 mil niños que han nacido sanos (AIDS free).

Todo ello es un éxito que ha sido posible porque se ha aplicado el programa de terapia antirretroviral durante el embarazo, el parto y la lactancia. De ese modo el porcentaje de niños que han nacido seropositivos es casi nulo y las madres que continúan el tratamiento siguen viviendo y cuidando de sus hijos, algo que es fundamental. Aplicando la terapia a las madres, además, se ha logrado reducir la mortalidad materna a niveles similares a los de la población general del país.

Un resultado significativo y de otro tipo son los más de 5.000 profesionales de la salud africanos que se han formado en los 13 años del programa, los 42 centros de atención en los que se aplica el programa, tanto en grandes ciudades como en zonas rurales, así como los 21 laboratorios de biología molecular para el diagnóstico y la monitorización del VIH/sida y otras infecciones. Se calcula que en estos años, a través de la educación sanitaria, los cursos de prevención y sensibilización en lugares de trabajo, en escuelas, en universidades, por la radio y la televisión, DREAM ha logrado llegar a decenas de millones de personas para contrarrestar todo un mundo de prejuicios y la resignación con la que se hacía frente a la enfermedad

No hay duda de que DREAM no habría podido crecer y afrontar con éxito los complejos problemas organizativos y terapéuticos a los que ha tenido que hacer frente si hubiera nacido por iniciativa de un individuo o un grupo aislado; era necesario que trabajaran juntos personas del norte y del sur del mundo, especialistas y pacientes, laicos y religiosos, voluntarios y profesionales, donantes y gobiernos. Se creó así una unidad de visión que se convirtió en una fuerza añadida: cada uno tiene su papel y realiza su trabajo para hacer frente a esta pandemia (desde los trabajadores a domicilio hasta los biólogos, los médicos, el personal de logística, los enfermeros o las activistas). La capacidad de socializar las dificultades y las soluciones encontradas a los problemas de todo tipo que surgen por el camino han hecho que no fuera necesario empezar desde cero en cada país, sino que han permitido crecer juntos en poco tiempo haciendo propias las experiencias de los demás en cualquier punto del “sistema DREAM”. La relación permanente, informática y profesional, y también de amistad, entre los que están en el norte y los que están en el sur, ha permitido optimizar rápidamente el sistema y poner a disposición sus elevadas prestaciones, incluso cuando se pone en marcha un nuevo centro y el personal es nuevo casi en su totalidad.

Cuando dimos los primeros pasos muchos creían que el sueño de llevar la terapia para el sida a África era como una utopía, un proyecto hermoso, ambicioso pero irrealizable. Con el paso de los años el interés global y la financiación de la lucha contra la enfermedad han mejorado las posibilidades de diagnóstico y de tratamiento en muchas partes del mundo, entre ellas África, y han permitido crear nuevos grupos de fármacos. Actualmente, tras una década, gracias entre otros al trabajo de DREAM, ya se puede prevenir y tratar el VIH/sida en todos los países africanos.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Esta página también está disponible en: itItaliano enEnglish frFrançais pt-brPortuguês