• Via di San Gallicano, Rome, Italy
  • (39) 06 8992225
  • dream@santegidio.org

Category Page: Malawi

El programa DREAM en la Universidad del Piemonte Oriental. «La gestión de la infección de VIH en Malaui: el papel del diagnóstico molecular»

IMG-20160630-WA0002Desde sus inicios, el programa DREAM creyó necesario utilizar el diagnóstico y el control de laboratorio para garantizar a sus pacientes un tratamiento de calidad. Fue el primer programa en África que utilizaba habitualmente laboratorios de biología molecular y, solo en Mozambique y Malaui, los laboratorios DREAM han llevado a cabo hasta el momento más de medio millón de cargas virales. Con 300 mil personas asistidas, las primeras de las cuales llevan unos 15 años en tratamiento, se han planteado nuevos desafíos, y uno de ellos es la necesidad de estudiar las farmacorresistencias de VIH. Por eso, en colaboración con varios institutos de investigación, DREAM estudia las farmacorresistencias, la descripción de mutaciones y polimorfismos, y los subtipos circulantes en las zonas donde trabaja DREAM, y también trabaja en el desarrollo de un método diagnóstico sostenible y adaptado a las necesidades locales.
IMG-20160630-WA0007A dicho propósito, durante el mes de junio se hizo en Novara, en colaboración con la Universidad del Piemonte Oriental (UPO) y la escuela de doctorado en biotecnología médica, un periodo de formación e investigación operativa, en el que participaron el biólogo Richard Luhanga, Director Nacional de los laboratorios DREAM de Malaui. Su presencia motivó la organización de un seminario de presentación de la situación del VIH/sida en Malaui, con especial atención al papel de los laboratorios de biología molecular. También pudo explicar cómo con la ayuda del programa DREAM Malaui está intentando hacer frente a la epidemia. Gracias a la disponibilidad de muchas personas de la Universidad y de los laboratorios, y también gracias a patrocinadores locales que han colaborado económicamente para hacer el curso, trabajamos para hacer accesible un test que se utilizará cada vez más en África para una mejor gestión del paciente de VIH en tratamiento.

2016-07-09_161039

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Los niños en Malaui. La historia de Maxwell

2016-03-21_percentuali

Nacer y crecer en un país pobre no es fácil; muchas veces se muere precozmente por malaria, pulmonía, diarrea, malnutrición, sida y muchas otras enfermedades que en Occidente ya no existen.
La mortalidad infantil en Italia es del 6 por mil; en Malaui, del 79 por mil. ¡Un dato preocupante! Una injusticia inaceptable que DREAM no ha ignorado.
Para salvar a los niños tratamos a las madres.
En estos 10 años en Malaui han sido visitadas para el screening más de 70 mil mujeres embarazadas, y 9000 niños han nacido sanos en el programa DREAM de mujeres seropositivas, que representan el 98% del total de los embarazos seguidos.

El resultado es una paradoja: las mujeres que dan a luz en el programa DREAM y que teóricamente tienen «desventaja» porque están afectadas por el sida, gracias a la terapia antirretroviral y a los controles regulares que se les hacen, tienen muchas más posibilidades que las demás de dar a luz a un niño sano y de gozar de buena salud.

También los niños que DREAM ha conocido ya seropositivos, porque no pudieron hacer la profilaxis, reciben el tratamiento y gozan de buena salud. Son más de 1000.

La lucha diaria por la vida y la salud de los niños pasa también por la educación sanitaria y nutricional que el personal especializado y las activistas imparten cada día en las lecciones que dan en centros y pueblos.

La tenacidad en el tratamiento de cada niño da grandes frutos.
Maxwell, un recién nacido de una zona rural cerca de Balaka, nació de manera prematura y no acudió a la cita siguiente para pasar el control.
DSC00219Los operadores del centro fueron a buscarlo y lo encontraron con su anciana abuela, viuda. La madre de Maxwell había muerto en el hospital pocos días después de su nacimiento por complicaciones asociadas al parto.
Su destino parecía marcado. No solo por la pobreza, sino también por las consecuencias de una gravísima crisis alimentaria provocada por la sequía. Su abuela apenas podía darle agua y alguna vez un poco de leche de vaca.
Empezamos inmediatamente a darle leche artificial al niño, que sufría una malnutrición muy aguda.
Al cabo de algunos meses, como se puede ver en la foto, Maxwell está irreconocible y su abuela está tan feliz que no tiene palabras para decir gracias.
También para Maxwell «DREAM IS LIFE», como nos escribió el coordinador del centro de Balaka que nos ha enviado la foto.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Informe sobre el hambre. Una carta desde Malawi

famePublicamos una carta y algunas fotos que hemos recibido de Elisha, coordinador del Programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio de Balaka, en Malawi.

Elisha ha ayudado a repartir las ayudas alimentarias que DREAM ha podido llevar a cabo en este período de carestía en el país gracias a las ayudas de la Norwegian Church Aid y a la cooperación del Principado de Mónaco.

 

Malawi, país del África subsahariana, es uno de los países más pobres del mundo. La mayoría de la población vive de la agricultura de subsistencia que, a causa del cambio climático, se está convirtiendo en un medio de subsistencia inseguro.

El problema del VIH/sida y de la malnutrición es realmente grande en Malawi a causa de la pobreza. DREAM ofrece atención y soporte a las personas con VIH en muchos países, también en Malawi.

En el centro DREAM de Balaka, tenemos algunos pacientes que son realmente muy pobres. Ya hace varios años que la cosecha no es buena a causa de la alternancia de sequías e inundaciones. La situación ha empeorado hasta el punto de que las personas han empezado a depender de alimentos silvestres, y podían comer únicamente mangos cocidos mientras era la temporada.

Recibimos alimentos que Roberto consiguió gracias a las ayudas de algunos benefactores. No fue fácil decidir quién tenía que recibir los paquetes de alimentos, ya que el hambre afectaba a todos. Al final decidimos dar los paquetes a los ancianos que estaban en el programa DREAM, a los huérfanos y a algunos adolescentes con malnutrición o que estaban empezando a perder peso.

DREAM ha ayudado a muchísimas personas en Malawi, de muchísimas maneras, incluso mejorando el estilo de vida de la gente. Todos están muy agradecidos a DREAM, como los huérfanos que dicen que ya no lo son porque con DREAM han encontrado a la madre y al padre mejores que existen o una anciana pobre que dijo que sin la ayuda y los cuidados de DREAM haría tiempo que habría muerto.

Un día fue a ver a una huérfana que vive con su abuela y había recibido un paquete de alimentos la semana anterior; la abuela dijo que cada vez que prepara el arroz con habichuelas su nieta reza diciendo: «Dios, bendice a los responsables de DREAM, dales una vida larga y sabia para que también yo pueda vivir mucho tiempo, porque DREAM es mi padre y mi vida. Amén».

Todo esto puede parecer una exageración, pero no lo es.

Estas son algunas fotos de los beneficiarios de los paquetes de alimentos. Cada uno de ellos tiene una historia que explicar, pero en el fondo todos dicen lo mismo: «DREAM IS LIFE!».

Elisha

 

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Objetivo hambre cero: un desafío para Malawi

Intervención de la Comunidad de Sant’Egidio contra la malnutrición

DSCF5811

El 16 de octubre se celebró el Día Mundial de la Alimentación, cuyo tema fue «Protección social y agricultura para romper el ciclo de la pobreza rural».
Se eligió la protección social para destacar la importancia que tiene reducir la pobreza rural y garantizar el acceso a los alimentos o a los medios para obtenerlos. Se puede definir como una gama de soluciones, a menudo combinadas entre sí, como las oportunidades laborales, el suministro de alimentos, dinero y servicios, que quieren ayudar a las personas vulnerables y a los pobres de la sociedad a salir del hambre y de la pobreza.
La ceremonia oficial del 36 World Food Day se celebró en la Expo de Milán y contó con la presencia del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, y del Presidente de la República italiana, Sergio Mattarella.
El mismo Ban Ki-Moon lanzó en 2012, durante la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible Rio+20, el Desafío Hambre Cero, que ofrece la visión de un mundo sin hambre, donde se puede satisfacer la creciente demanda de alimentos y al mismo tiempo se puede hacer frente a los nuevos desafíos medioambientales. Como dijo el mismo Secretario, es posible eliminar el hambre durante nuestra vida.

El desafío hambre cero significa:

  1. Cero niños con déficit de desarrollo por debajo de los dos años
  2. 100% de acceso a alimentación adecuada, siempre
  3. Todos los sistemas alimentarios sostenibles
  4. 100% de aumento de la productividad y de los beneficios de los pequeños campesinos
  5. Cero pérdidas o desperdicios de alimentos

Este objetivo «Zero Hunger» forma parte de los 17 objetivos globales que se quieren alcanzar antes de 2030.

zerohunger-snapshot-it

Los Objetivos están conectados entre sí: el hambre y la malnutrición no se pueden eliminar sin que haya avances también en los otros puntos. El Objetivo Global 2 reza: «Poner fin al hambre, alcanzar la seguridad alimentaria y una mejor alimentación y promover una agricultura sostenible».

Según el informe The State of Food Insecurity in the World 2015  (PDF) , actualmente 795 millones de personas sufren hambre, 167 millones menos que hace diez años.
DSCF6456No obstante, ese avance no se ha producido del mismo modo en todos los países del mundo. En África la progresión ha sido demasiado lenta y no se ha alcanzado el Objetivo de Desarrollo del Milenio 1c: reducir a la mitad entre 1990 y 2015 el porcentaje de personas que pasan hambre.
En la región del África subsahariana, se calcula que una de cada cuatro personas sufre hambre, aproximadamente el 23,2% de la población, que corresponde a unos 220 millones de personas, dato que representa la prevalencia más alta de desnutrición de todas las regiones. La lentitud de los avances obtenidos para luchar contra el hambre a lo largo de los años es especialmente preocupante. Este ritmo más lento refleja la presencia de factores como el aumento de los precios en los productos alimentarios, la sequía y la inestabilidad política que sufren muchos países.

Para tener seguridad alimentaria es necesario que la situación política sea estable y que haya crecimiento económico, además de políticas de protección social para los grupos de población más vulnerables, y también hay que garantizar el acceso al agua y a los alimentos, de calidad mejor, mejorando las condiciones higiénicas. En muchos países que han logrado alcanzar los objetivos, catástrofes naturales y provocadas por el hombre o la inestabilidad política han llevado a crisis prolongadas con aumento de la vulnerabilidad y la inseguridad alimentaria de gran parte de la población.

Tomemos como ejemplo un pequeño país del África subsahariana, Malawi, que por desgracia en estos días está dando de qué hablar y no por hechos positivos: según el Banco Mundial , Malawi es el país más pobre del mundo, con el PIB por cápita más bajo. A partir del citado informe sobre la alimentación, se calcula que aquel pequeño país (con unos 118 mil km) cuenta con 3,6 millones de personas desnutridas en el trienio 2014-16 (el 20,7% de la población total), con un aumento respecto al trienio anterior.

Malawi está pasando la peor sequía y la consiguiente crisis alimentaria de la última década (informe UNICEF de octubre de 2015) .). Se teme en los próximos meses un aumento de personas malnutridas, sobre todo entre los niños de menos de 5 años, en un país en el que casi la mitad de los niños ya sufre malnutrición. Además, en enero el país sufrió las peores inundaciones de su historia, seguidas por largos periodos de sequía.

DSCN1507

Por primera vez en nueve años, Malawi ha tenido un déficit de maíz del 30%, dejando a 2,8 millones de personas (15% de la población) en peligro de hambre en 25 distritos del país. El maíz es el alimento básico, eje de la dieta de Malawi. Y esa cifra está destinada a aumentar. Octubre, de hecho , es el mes más cálido en Malawi y es la estación en la que se empieza a mirar al cielo esperando las primeras lluvias. Estos días esperan la estación lluviosa con gran preocupación y sobre todo sin los recursos necesarios para llegar a la próxima cosecha. Por otra parte, la escasa cosecha del año pasado y la ausencia de alimentos almacenados, no garantiza alimentos para todos en los próximos meses. Los meses que van de diciembre a marzo siempre se han denominado «la estación del hambre» porque se consumen los alimentos almacenados mientras se espera la nueva siega, pero este año la gente se prepara para hacer frente a un periodo realmente negro que podría tener trágicas consecuencias para un país que no logra levantar cabeza de una situación crónica de pobreza y de falta de alimentos. El precio de la harina de maíz, con la que se prepara el plato básico, la nsima, ha alcanzado ya los 5700 MWK por saco (unos 10 dólares), un 40% más que en octubre de 2014, y se prevé, en base a la evolución del mercado de los últimos años, que a principios de 2016 llegue a los 15 dólares. En el distrito de Chikwawa, en el sur, ya se han producido 45 defunciones de niños a causa de la malnutrición. En los hospitales escasean los medicamentos.

En febrero la Comunidad de Sant’Egidio llevó ayudas alimentarias a las zonas afectadas por las inundaciones.

aiuti-malawi-febbraio-2015-03La ayuda repartida llegó a más de 5000 familias de las zonas de Mangochi, Balaka, Zomba, Phalombe, Thyolo y Blantyre. Allí  la Comunidad tiene unos 6000 miembros, pero la «familia»  de Sant’Egidio incluye también a unos 1000 ancianos y 11 000 niños de la escuela de la paz.

Pero la Comunidad de Sant’Egidio lleva en el corazón a este país también por la presencia de 13 centros DREAM con unas 70 mil personas asistidas desde su inicio, 15 mil de las cuales son menores de 15 años. DREAM siempre ha querido dar gratuitamente a sus pacientes no solo la terapia antirretroviral, sino también el suplemento nutricional.

Además, en Machinjiri se abrió en 2010 un Centro nutricional al que acuden cada día unos 1000 niños. Además de recibir una comida nutritiva, los niños malawianos pueden pasar todo el día en los locales del centro para jugar y para llevar a cabo actividades educativas. Desde 2012 también hay una guardería para 30 niños de edad preescolar.

Es mucho, pero no basta. Hacen falta programas planificados y a largo plazo para crear la autosuficiencia alimentaria pero la emergencia es hoy, y Malawi no puede esperar más. De lo contrario habrá que pagar el caro precio de ver morir a muchos inocentes de hambre.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

10 años de DREAM en Malawi

Blantyre Mandala Center

El pasado 24 de agosto se conmemoraron los diez años de la inauguración del primer centro DREAM de Malawi en presencia de algunas autoridades y de muchos pacientes, entre los que estaba la paciente «número 1» que goza de buena salud y tiene dos hijos que han nacido sanos gracias al programa.

La Comunidad de Sant’Egidio ha acompañado la historia y la evolución de este pequeño y pobre país a lo largo de un largo trecho de camino: en julio de 2014 el país celebró el jubileo de los 50 años de independencia y los últimos diez han contado con la presencia de DREAM.

El trabajo de DREAM en estos diez años ha incidido profundamente en la elaboración de las directrices para el tratamiento del VIH/sida y en las políticas sanitarias del país.

Al inicio del nuevo milenio no había muchas oportunidades de tratamiento para los enfermos de Malawi.
No existían laboratorios para el control del tratamiento, las atenciones básicas eran accesibles en los principales centros urbanos y solo para los pacientes ya sintomáticos y, por tanto, con una situación inmunitaria tan maltrecha que manifestaba de manera inequívoca los síntomas de la enfermedad. Para las mujeres embarazadas no había prevista ninguna profilaxis específica y se les proponía solo a las pocas madres que habían tenido acceso al test rápido y que decidían ir a dar a luz al hospital. Todo se hacía aún más difícil porque no siempre había fármacos y kits de diagnóstico. Pero sobre todo el estigma social, que hería y marginaba a los enfermos de sida como si fueran apestados, hacía que fueran a los hospitales solo las personas que estaban en una fase ya muy avanzada de la enfermedad. Al no existir un tratamiento seguro, accesible y gratuito, la gente, por miedo de la exclusión social, prefería ignorar su estado de salud, ni siquiera hacía la prueba y esperaba que la enfermedad siguiera su evolución natural. En los pueblos y en las ciudades no pasaba un día sin que se celebrara uno o más funerales. Los jóvenes adultos desaparecían segados por el virus.

Mthengo Wa Ntenga - Malawi

Mthengo Wa Ntenga – Malawi

La inauguración de un pequeño centro en Mtengo wa Ntengha, en una zona rural, con el primer laboratorio de biología molecular del país al servicio de los pacientes de manera gratuita, fue el primer indicador de una inversión de tendencia: también en Malawi se podía tratar el sida y evitar la difusión del virus con los mismos estándares utilizados en los países occidentales.
Los primeros meses no fue fácil atraer a los pacientes; después de tres meses de iniciar el programa el número de personas asistidas no llegaba ni siquiera a los 100 enfermos.
Muchos llegaban en condiciones desesperadas pero los milagrosos resultados del tratamiento desencadenaron un círculo virtuoso y un boca a boca entre los habitantes de los pueblos.

project-malawiEl primer centro, como todo el programa DREAM de Malawi, fue posible gracias a Project Malawi, financiado hasta el final de 2014 por Banca Intesa-San Paolo y Fondazione Cariplo.
La valentía de los donantes, que creyeron en un programa ambicioso y a largo plazo, permitió salvar la vida de muchos y sentó las bases para actuar sobre la historia de la enfermedad. ¡Hoy el sida se puede tratar también en Malawi!

Entre los puntos fuertes del proyecto están:

  • El tratamiento gratuito para todos los seropositivos
  • La implementación de la prevención vertical que reduce la transmisión del virus de madre a hijo prácticamente a cero
  • La formación técnica y científica del personal local
  • El uso de centros hermosos, limpios, dignos y eficientes
  • La participación de los pacientes como sujetos activos del tratamiento
  • La educación sanitaria en los pueblos y en las maternidades

Un domani per i miei bambiniPacem Kawonga explica los primeros pasos y el espíritu de DREAM en Malawi en su libro autobiográfico «Un domani per i miei bambini», editado en Italia y traducido también en español, alemán e inglés. Pacem es una de las primeras pacientes del centro, fue la primera testigo del programa en el país y hoy es la coordinadora del centro de atención de Mtengo y responsable del movimiento I DREAM que está formado por miles de personas seropositivas.

Con el paso de los años han abierto otros centros, tanto en zonas rurales como en ciudades. Hoy tratamos a unos 17 mil pacientes y más de 8 mil niños han nacido sanos en el programa.

DREAM ha traído salud y beneficios a sus numerosos pacientes pero el efecto del programa no termina con las actividades gestionadas directamente.
El personal médico de DREAM ha participado en primera persona en los grupos técnicos de trabajo ministeriales para planificar las directrices del país para el tratamiento del VIH/sida.
El resultado es que hoy Malawi es un país pionero en la prevención y el tratamiento del sida gracias a la adopción de la opción B plus que prevé el tratamiento universal y el control con pruebas de laboratorio.
DREAM ha abierto un camino nuevo demostrando que se puede aplicar el tratamiento también en un país con pocos recursos.

Ha habido muchos frutos más, quizás más difíciles de cuantificar y de explicar, como por ejemplo la nueva conciencia sobre la enfermedad, la reducción de la estigmatización, la conciencia de qué es una patología crónica y la conciencia del valor de seguir las normas de higiene y nutrición. Muchas mujeres, gracias a la formación recibida, hoy saben cómo dejar correctamente la lactancia materna de sus hijos y cómo cuidarlos adecuadamente. La educación sanitaria ha ido mucho más allá de los pacientes de los centros.

Balaka_solar_12El tratamiento del sida ha sido un modo de hacer crecer el sistema sanitario del país. Gran parte del personal médico, de enfermeros, técnico y social se ha formado estos años gracias al programa DREAM.
En el país hay 10 laboratorios públicos de biología molecular a disposición de los pacientes, y otros abrirán en breve. Muchos sanitarios han decidido no emigrar y construir su futuro en su país natal.
Es evidente que todavía hay muchos desafíos que afrontar, pero desde hace algunos años en cada rincón de Malawi se puede recibir el tratamiento y un buen nivel de asistencia.

Nuevas pruebas nos esperan en los próximos años. DREAM 2.0 se prepara para recibir nuevos desafíos, los tres centros de telemedicina son el primer paso hacia el futuro.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Ecología de DREAM para África: tratamiento de excelencia gratuito en un ambiente mejor

Balaka_solar_10 “Le ciel ne va pas nous tomber sur la tête”  «Le ciel ne va pas nous tomber sur la tête» (El cielo no nos caerá encima) era el título de un libro de ensayos sobre el cambio climático en el mundo de hace unos años. Pero en Malawi, entre diciembre de 2015 y enero de 2015 cayó tanta lluvia que parecía que el cielo no aguantaba e, hinchado de agua, estaba a punto de caer sobre la tierra. Ni siquiera los ancianos recordaban tanta lluvia. Los efectos del cambio climático y de la deforestación han tenido un fuerte impacto: toda la parte sur del país ha terminado bajo las aguas, ha habido víctimas, muchos han perdido su casa y se teme que haya epidemias en los campos de desplazados.

La Comunidad de Sant’Egidio ha respondido a las peticiones de ayuda de muchos, y ha visitado las zonas más afectadas, donde ha repartido ayuda de primera necesidad.

Balaka_solar_12

Como dicen en Balaka, la lluvia buena, la que hace crecer el maíz y que da de comer viene del oeste, de los grandes bosques del Congo. Es la lluvia que esperan los campesinos entre noviembre y febrero y que hace que crezca el maíz. Pero un viento impetuoso del este llevó a Malawi ciclones del océano Índico. Demasiada lluvia, en poco tiempo, se llevó por delante campos con las plantas de maíz recién plantadas. También fue demasiado rápida la desforestación en todo Malawi. Demasiados fueron los árboles cortados y no replantadso, demasiados los árboles vendidos a comerciantes de madera de las nuevas potencias económicas extranjeras. Ya no había nada que frenara la violencia de los torrentes que bajaban con fuerza de las montañas. Muchas carreteras y pistas desaparecieron, muchos pueblos todavía están aislados o son de difícil acceso.

??????????

En Malawi, la Comunidad de Sant’Egidio, gracias a la ayuda de Total Malawi y de la Fundación Total France, intenta dar una respuesta  a la exigencia de tratar mejor nuestro planeta, porque el hombre y la naturaleza son amigos y no enemigos.

Entre finales de 2014 y principio de 2015 empezó a funcionar la segunda instalación de energía solar en Balaka, para el centro DREAM y su laboratorio.

En el mismo periodo se hicieron importantes obras de restauración en el laboratorio que ahora puede abrir una nueva sección de biología molecular. Ya no habrá que enviar a otro lugar las muestras de sangre para los análisis más complejos, sino que todo se hará en Balaka.

Sobre los tejados de los edificios DREAM, más de 200 paneles solares dan total autonomía energética a las actividades médicas y de laboratorio del centro de tratamiento del sida. Un buen ahorro en términos económicos tanto en el recibo de la electricidad como, sobre todo, en la compra de gasóleo para el generador diésel. Pero también es un ahorro en términos de gas de efecto invernadero vertido a la atmósfera.

Balaka_solar_09La distribución de energía en las zonas más rurales de Malawi seguramente ha mejorado, pero todavía queda mucho por hacer. Mientras que en los alrededores del centro DREAM de Balaka los motores de los generadores diésel todavía funcionan muchas horas al día, un agradable silencio envuelve la casita donde está el generador del centro DREAM: ya no hace falta para el funcionamiento de ordenadores y máquinas Puede estar sin funcionar días e incluso semanas. El sistema de energía solar con sus baterías de acumulación lo activa solo en caso de apagón de larga duración.

«…la creación es un regalo maravilloso que todos recibimos para utilizarlo para todos siempre con gran respeto y gratitud», nos dice el papa Francisco. Una aportación al respeto de la creación, para que el cielo no nos caiga encima, viene también del programa DREAM en Malawi.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail