• Via di San Gallicano, Rome, Italy
  • (39) 06 8992225
  • dream@santegidio.org

Category Page: Repubblica di Guinea

Nuevo impulso a la lucha contra el VIH/sida en Guinea. Se inaugura un nuevo centro de salud

En Dubreka, ciudad rural de Guinea, se ha inaugurado un nuevo centro de salud del programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio. El centro se ha podido construir gracias a la financiación de la Embajada de Japón en el país y se ha equipado gracias a la ayuda de la Agencia Italia para la Cooperación y el Desarrollo.  

Es el primer centro DREAM 100% solar: sin conexión a la red eléctrica nacional y sin grupos electrógenos, está dotado de un sistema fotovoltaico con una potencia ampliable en el futuro en función de las necesidades. Un pozo alimenta un depósito de agua con 2 cisternas, para optimizar el funcionamiento de la bomba cuando hay energía solar. La reserva de agua del centro médico se pondrá a disposición de la población del lugar con la instalación de una fuente pública.

La inauguración llega un año después de la firma del acuerdo entre la embajada y la Comunidad de Sant’Egidio. Estaban presentes en el acto el nuevo embajador de Japón, Hideo Matsubara, el representante de ONUSIDA en el país, el Dr. Dado Sy Gnakassi, el alcalde de la ciudad, El Hadj Alseny Bangoura, representantes de la Administración de Justicia y los jefes de todos los barrios y población local.

Tras haber ayudado en la construcción de muchas escuelas en Conakry y en otras zonas de Guinea y de haber cooperado en proyectos de desarrollo de la agricultura, este es el primer centro clínico que Japón financia en Guinea, mientras que ya ha colaborado con el programa DREAM en Mozambique, ayudando a construir los centros de Matola y Zimpeto. «La ayuda para reforzar los servicios sanitarios básicos es uno de los pilares de la sexta Conferencia Internacional de Tokyo sobre el desarrollo de África», ha declarado el embajador de Japón en Guinea.

DREAM está en Dubreka desde 2011 con la apertura de un pequeño centro «satélite» en una casa alquilada, que surgió para acercar el tratamiento a pacientes que no residen en la capital, donde DREAM está presente desde 2006 con un centro dotado de laboratorio de biología molecular. El nuevo centro, que sigue ya a 300 pacientes, es un nuevo punto de partida en esta prefectura, donde quiere estabilizar su presencia con atención diaria y abriendo junto a las salas de visita, un pequeño laboratorio equipado con instrumental de hematología, bioquímica y para el análisis del estado inmunológico.

El centro representa para el programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio una nueva oportunidad para difundir la cultura del derecho a la salud en zonas rurales. El centro de salud difundirá actividades de sensibilización por el territorio gracias a la presencia de activistas que ya están activas en la zona y a la determinación de la coordinadora Seny Lamah, testigo en primera persona de que es posible derrotar al sida y cambiar la vida poniéndola al servicio de los enfermos y de los más débiles. Entrevistada por la televisión estatal, ha aprovechado la ocasión para animar con su ejemplo a todos, sobre todo a las mujeres, a no tener miedo de la enfermedad: «cuando conocí DREAM y mi hija nació sana entendí que todo puede cambiar y que no hay que tener miedo».

«Es básico aumentar la concienciación entre la gente. Os ayudaremos a difundir entre la gente la noticia de este centro», ha dicho El Hadj Alseny Bangoura, alcalde de la ciudad, orgulloso de que su municipio albergue el centro de salud.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

En la ciudad de Dubreka se construirá un nuevo centro DREAM gracias a la financiación de la embajada de Japón en Guinea

El 15 de marzo se firmó un acuerdo entre la Embajada de Japón y la Comunidad de Sant’Egidio para construir un nuevo centro DREAM en la ciudad de Dubreka. Se trata de una ciudad a unos 60 kilómetros de Conakry, la capital. Una intensa urbanización de la periferia de Conakry está absorbiendo poco a poco esta ciudad en el tejido urbano. El alto coste del alquiler en la ciudad hace que muchos vayan a buscar vivienda cada vez más lejos del centro de Conakry y la prefectura de Dubreka, que inicialmente era un municipio básicamente rural, está viviendo una gran expansión demográfica.

DREAM empezó a trabajar en esta prefectura hace 7 años, cuando, gracias a una pequeña aportación de ONUSIDA decidimos alquilar y restaurar un pequeño edificio. El proyecto ONUSIDA, pensado para asegurar a unas 30 mujeres seropositvas el programa de prevención de la transmisión del virus VIH de madre a hijo, ha podido poco a poco extenderse a más de 300 pacientes, que actualmente reciben tratamiento gratuitamente con DREAM. El pequeño centro fue inaugurado en septiembre de 2011 por la primera dama y fue recibido por la población del lugar con una fiesta.

Actualmente el centro abre una vez por semana y forma parte de la red de centros «satélite» que ha creado DREAM para llegar a los pacientes que están lejos del centro de Conakry (un segundo centro está en la prefectura de Coyah y otro, en una maternidad del barrio de Matoto de Conakry). Todos estos centros se sirven del trabajo del laboratorio de biología molecular que está situado en el centro-madre de Conakry, con un transporte diario de muestras de sangre y de equipos médicos móviles que garantizan el mismo nivel de visitas y distribución de fármacos en todos los centros.
El deseo de reforzar la presencia en estos lugares y especialmente en Dubreka se podrá llevar a cabo con la construcción de este nuevo centro, que garantizará una mayor estabilidad y una presencia más cotidiana al lado de los pacientes de aquella zona.
El centro se construirá en un terreno que se compró hace años gracias a una donación, que esperaba desde hacía tiempo el apoyo necesario para empezar la construcción. La firma de este acuerdo marca la fecha de inicio del proyecto y se prevé que las obras terminen en un plazo de 12 meses.
A la ceremonia que tuvo lugar en la residencia del embajador Hisanobu Hasama, asistieron algunos representantes de las instituciones que han acompañado la historia de esta presencia de DREAM en Dubreka y en general en Guinea: la representante de ONUSIDA en Guinea, la Dra. Dado Syd Ghakassi, la representante de la Fundación de la primera dama, la Sra. Traoré, el secretario de la nunciatura apostólica en Guinea y el coordinador del programa nacional de atención sanitaria al VIH/sida en representación del Ministerio de Sanidad. Fue una ocasión para agradecer a todos aquellos que, a distinto título y de maneras diferentes, han apoyado los esfuerzos de DREAM para ofrecer tratamientos de calidad gratuitos sobre todo a quienes están más lejos de la capital. Se agradeció de manera especial la aportación al programa DREAM a lo largo de estos años de la Conferencia Episcopal Italiana, del fondo 8 por Mil, de la Papa Foundation y, evidentemente, de Japón, por esta nueva colaboración
.

Los lazos con este país se refuerzan en Guinea tras los proyectos que han empezado en Mozambique a través de la Embajada de Japón de Maputo, que ha hecho posible la construcción del centro de salud dedicado a las mujeres de Matola, mientras que están terminando los trabajos para un nuevo centro DREAM en el barrio de Zimpeto.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

DREAM 2.0: Prevención de tumores femeninos en colaboración con la Fundación Veronesi

DREAM lleva más de 10 años luchando contra el sida en Guinea y siempre ha intentado centrar sus esfuerzos en el paciente, el hombre y la mujer no en cuanto enfermos, sino en cuanto personas, cada uno con sus necesidades y características. El tratamiento del sida y de las patologías asociadas ha permitido que mucha gente comprenda que se puede vivir bien con el sida, y que las mujeres traigan al mundo a hijos sanos y mantengan sus fuerzas para cuidarlos. La atención por la mujer es prioritaria por muchos motivos: porque es la primera víctima de la enfermedad (mucho más de la mitad de los pacientes son mujeres) y porque a través de ella, que es más consciente de la responsabilidad que tiene con su familia, se puede llegar a todo el núcleo familiar, a los niños y por último a sus parejas.

Esa atención por la mujer ha dado pie a la alianza con la Fundación Veronesi, que ha permitido formar a un médico especializado en el diagnóstico de tumores de pecho y enviar ecógrafo con sondas que permiten realizar también otras pruebas.

En Guinea el diagnóstico es muy caro y está solo al alcance de unos pocos. Por eso, en el ámbito de DREAM 2.0, los médicos que trabajan en los centros DREAM han podido utilizar dicho instrumento para ofrecer a sus pacientes otras posibilidades de diagnóstico y de tratamiento.

Tras comprobar el buen estado del ecógrafo, todos los médicos que trabajan en el centro han hecho curso sobre ecografía.

Hicieron una prueba previa y otra posterior para valorar el impacto de la presentación teórica, pero sobre todo para valorar el interés de esta innovadora forma de diagnóstico en nuestros centros.

Se dio un gran entusiasmo y tras una explicación suficientemente exhaustiva del aparato todos pudieron probarlo personalmente pasando paulatinamente de operadores a pacientes.

Este breve curso fue suficiente para poner de manifiesto la alta frecuencia de problemas de tiroides entre la población guineana de hecho, en las pruebas realizadas durante el curso se confirmó que de dos miembros del personal que están familiarizados con los problemas de tiroides una dio positivo y otra dio negativo por la presencia de alteraciones. La formación en el uso de este instrumento diagnóstico continuará en los próximos meses y se centrará sobre todo en las pruebas de tumores femeninos.

DREAM 2.0 continúa ampliando su oferta de diagnóstico para el tratamiento global de los pacientes, con los mejores instrumentos y gracias a la ayuda de colaboradores expertos como la Fundación Veronesi.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Energía solar para el centro DREAM de Guinea. Continúa el compromiso de la Comunidad de Sant’Egidio por un medio ambiente mejor

solar_3

El 2015 fue el año más cálido desde que se registran las temperaturas en 1880.
Ha vencido el nada envidiable primer puesto que tenía el año anterior, 2014.
No ha ganado por la mínima, sino con un considerable margen y por primera vez la temperatura global ha sido 1ºC más alta que la de la era preindustrial. Pero eso no es todo: la Organización Meteorológica Mundial anuncia que la tendencia continúa en los primeros meses de 2016, de manera que pronto habrá un nuevo plusmarquista de la temperatura: el año actual.

Lo más impresionante es la rapidez con la que cambia el clima a causa del calentamiento global. Las causas son varias, pero sin duda la actividad humana, como recuerda el papa Francisco, es una de las principales responsables.

‘Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático. En las últimas décadas, este calentamiento ha estado acompañado del constante crecimiento del nivel del mar, y además es difícil no relacionarlo con el aumento de eventos meteorológicos extremos, más allá de que no pueda atribuirse una causa científicamente determinable a cada fenómeno particular. La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan. Es verdad que hay otros factores (como el vulcanismo, las variaciones de la órbita y del eje de la Tierra o el ciclo solar), pero numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana.’ [Laudato si’–23]

solar_4

Los efectos de este fenómeno se perciben en todo el mundo y nosotros, en DREAM, los tocamos con nuestras manos en África.
La escasez de precipitaciones o la distribución irregular de precipitaciones trae consigo destrucción y hambre.
Varios países africanos están en situación de riesgo alimentario a causa, entre otros motivos, del drástico cambio climático. Lo hemos visto y lo vemos también este año en Malawi, país que llevamos en el corazón.

solar_5Los efectos de esta situación se hacen sentir también en el sector de la producción de energía, que es acusado a su vez de contribuir al calentamiento global.
Por primera vez, el pasado octubre, Tanzania tuvo que parar todas sus plantas hidroeléctricas. No para mantenimiento, sino por falta de agua en los envases. Una disminución repentina y considerable de la producción nacional de energía (menos del 35% en pocos días) dejó a oscuras durante muchas horas al día extensas zonas del país.

solar_6En el vecino Malawi las cosas no han ido mucho mejor. Los cortes de energía eléctrica por falta de producción tienen un triste efecto sobre la sanidad. Las ya precarias condiciones operativas de los centros sanitarios y de los hospitales se ponen a prueba con los continuos apagones. El paro de dispositivos vitales, la imposibilidad de realizar diagnósticos de laboratorio y el bloqueo de los quirófanos han sido causa directa de muerte.

África crece y crecen las expectativas de la población africana, tanto la urbana como la rural. África necesita cada vez más energía. A ser posible limpia y de fuentes renovables. A ser posible sin afrontar el problema con la actitud depredadora y desconsiderada de los países de antigua industrialización.

DSCN0369El programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio continúa en su camino de reducir la huella ecológica de sus centros de tratamiento.

Gracias a algunos patrocinadores, el camino se abrió hace 4 años en Malawi y ha continuado este año en Guinea, en Conakry.
Franco Dal Dosso, empresario italiano del sector de ropa deportiva y de moda, ha hecho realidad un sueño que estaba en un cajón desde hacía años: instalar un equipo para la producción de energía solar en el centro DREAM de Dixinn-Conakry.
La experiencia adquirida en los años anteriores y la colaboración con otra empresa italiana, la Riello-Aros Solar Division, nos ha permitido instalar en Conakry la misma tecnología híbrida que ya se ha experimentado con éxito en Malawi.
30 kW de paneles solares alimentan los servicios esenciales (laboratorio de análisis, red informática, servicios ICT, almacén de fármacos y reactivos, frigoríficos y tratamiento del aire) del centro DREAM. El sistema Aros Solar gestiona las distintas fuentes de energía: paneles fotovoltaicos, baterías, red urbana y generador diésel. Se da prioridad claramente al sol. Cuando no hay sol o no es suficiente, el sistema toma automáticamente la energía de las otras fuentes disponibles, dejando como última opción el generador diésel.
solar_7La colaboración técnica in situ con AMC Guinée, que se ha ocupado de instalar el equipo, ha sido una agradable sorpresa. Bajo la supervisión de los técnicos de DREAM el trabajo ha sido rápido y preciso. No pasa casi nunca que funcione a la primera, pero la instalación del centro DREAM-Conakry nos sorprendió: conectar, encender… ¡y funciona!
Tras un mes de control de la instalación, los resultados son más que buenos. Se ha reducido el uso del generador diésel en casi del 80%, con el consiguiente descenso en consumo de gasóleo. En una primera comparación con los datos anteriores a la instalación del equipo solar, se aprecia una reducción de dióxido carbónico emitido a la atmósfera superior a los 5.000kg/mes.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

DREAM: no solo tratamiento sino cultura de la convivencia

2016-01-27_134948

Bajo una paillote unas treinta personas se reúnen para hablar y escuchar.  Algunas son cristianas, la mayoría son musulmanas. Se conocen desde hace varios años y son amigas. Casi todas son mujeres. Algunas de ellas, una vez al mes van a una cárcel de la periferia donde están amontonados en una sola habitación unos cien hombres; cuando logran recoger ropa o alimentos, les llevan algo, pero muchas veces van con las manos vacías, a hacer una visita de amistad, para saludarles, para anotar números de teléfono de parientes lejanos o parientes que no saben que están allí, para recomponer lazos rotos. Otras visitan regularmente a un grupo de niños de un pequeño orfanato, también en la periferia.  Alberga a unos treinta niños, y algunos de ellos están enfermos de sida.

No son ricas, al contrario. Algunas tienen historias complicadas a causa de la pobreza pero sobre todo de la enfermedad que allí es un motivo más de marginación y estigmatización de las mujeres. Pero no aparentan estar enfermas ni tristes. Mario Giro, subsecretario de Asuntos Exteriores de Italia y miembro desde hace años de la Comunidad de Sant’Egidio, que está de visita oficial a Guinea, fue a visitarlas y a conocerlas, al centro DREAM de Conakry.

2016-01-27_145631Empezaron a hablar de su vida y de su experiencia pero luego empezaron a hablar de los grandes temas de la convivencia entre etnias y religiones distintas. Temas elevados pero que afectan a la vida de cada uno. Las voces de las guerras, de las migraciones y de los atentados llegan hasta los barrios de la capital, donde cristianos y musulmanes han vivido siempre uno junto a otro. Hace pocos días otro «país hermano» ha sufrido un atentado que ha provocado 30 muertos, perpetrado por tres jóvenes de apenas veinte años. «Si quieres ir a Europa, ya no lo puedes hacer si te llamas Ousmane o Fatoumata. Tienes que cambiarte el nombre… allí no quieren a los musulmanes». Hablan de un sutil malestar, como si el viento de la violencia llegara, apagado, también a este país, que tiene una tradición de convivencia, no siempre fácil, pero arraigada. Y la pregunta que surge es de las fundamentales: ¿qué es lo que divide?  Dios es uno, para todos. Entran casi en un terreno teológico y en qué es lo que distingue a las grandes religiones monoteístas.

Bajo la paillote del centro DREAM se subsiguen historias, deseos y sentimientos.

Hay un gran deseo de entender, una escucha atenta, pero también el testimonio de una amistad que puede ir más allá de la desconfianza, más allá de la diversidad.  Y eso ya es una realidad compartida, en el día a día del tratamiento de los enfermos, cristianos, animistas, musulmanes, peul, soussou o kissi, mujeres solas –también las que van totalmente cubiertas con un velo negro que les deja a la vista solo los ojos–, huérfanos y adolescentes que desean un futuro «normal» aunque estén enfermos.

Comparten la ternura y la felicidad que vivieron en la comida de Navidad, que prepararon juntos, ante el niño que abre los ojos al ver que le regalan su primer par de zapatos o ante el gracias del prisionero que este año finalmente ha comido carne.

2016-01-27_131627La experiencia de la propia debilidad acogida y curada, sentida en el momento de descubrir que uno está enfermo, o en el momento en el que a causa de la enfermedad se quedan solas; un lugar como el centro DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio que se convierte en la casa de todos; la conciencia de que todavía queda vida y de que la vida es útil no solo para uno mismo sino para los demás; la conciencia de no estar solo… todo eso continúa uniendo a gente con historias personales, cultura, religión y etnias diferentes.

Es un camino que a muchos les parece demasiado simple, el camino de la amistad, del respeto de la religión distinta, de la igualdad y de los derechos (a la salud, a la cultura, a la dignidad), pero es el camino que todos pueden seguir, independientemente del grado de educación o de la situación económica. Es el diálogo, que muestra curiosidad y respeto por el otro, que se puede hacer cada día, por la calle y en los barrios. Preservar la paz y la convivencia es lo que las mujeres de DREAM pueden y quieren hacer, por una Guinea pacífica, que encuentra en la cohesión la clave de un futuro posible y en las mujeres una fuerza insospechada.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

«¡Vivan las mamás! ¡Vivan los niños!». Fiesta en Conakry con DREAM en ocasión del Día mundial de lucha contra el sida

IMG_20151208_135255El martes 8 de diciembre, en Conakry, hubo una gran fiesta en el centro DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio para celebrar la vida en el mes dedicado a la lucha contra el sida. Cientos de mamás con sus niños que nacieron sanos en el programa de prevención de la transmisión madre-niño manifestaron juntos su alegría. Eran mujeres enfermas, con pocas esperanzas para ellas y en el futuro. Hoy, en cambio, son la imagen de la felicidad de aquellos que han podido dar vida a niños sanos y sin el sida; son una fuerza para sus familias y sus comunidades. El tratamiento que no dejan de seguir les permite recuperar la salud y sobre todo la confianza recuperada en su vida.
Participaron en la fiesta cientos de mujeres y sus niños, de varias edades: estaban los niños más grandes, que nacieron con el programa DREAM entre 2006 y 2007, como Eva, que ya tiene 8 años y le recuerda a su madre el horario de la terapia (Descubre la historia de Eva) o los más pequeños que también han nacido en el programa de prevención.
IMG_20151208_135012En Conakry con el programa DREAM de la Comunidad de Sant’Egidio han nacido casi 1000 niños sanos cuyas madres empezaron la terapia durante el embarazo y que, al continuar el tratamiento, se aseguran un futuro para ellas y para sus hijos.
Estaba presente en el encuentro la representante en el país de ONUSIDA, Mme. Félicité N’Sabimana, representantes del Ministerio de Sanidad, del Ministerio de Derechos Humanos, del Comité Nacional de Lucha contra el SIDA y otros representantes de ONG locales.
La fiesta fue también la ocasión para muchos enfermos de celebrar la vida, tras un año difícil y de miedo a causa de la epidemia de Ébola que afectó enormemente al país, y de la que apenas ahora se adivina una salida.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail