Prevención y tratamiento del VIH

DREAM nació en 2002 para luchar contra el sida en el continente africano

Era una manera para hacer posible, y accesible, no solo la terapia antirretroviral, sino también todo el conjunto de medidas y factores para que fuera eficaz: educación en salud, complemento nutricional, diagnóstico avanzado, formación del personal y lucha contra la malaria, la tuberculosis, las infecciones oportunistas y sobre todo la malnutrición.

La terapia ha hecho incluso que la misma prevención sea más eficaz. Hoy hacerse la prueba ya no provoca miedo, angustia de conocer lo que antes era una sentencia de muerte anticipada: saber se convierte en protegerse a uno mismo y a los demás. Cuando dimos los primeros pasos muchos creían que el sueño de llevar la terapia para el sida a África era como una utopía, un proyecto hermoso, ambicioso pero irrealizable. Con el paso de los años el interés global y la financiación de la lucha contra la enfermedad han mejorado las posibilidades de diagnóstico y de tratamiento en muchas partes del mundo, entre ellas África, y han permitido crear nuevos grupos de fármacos. Actualmente, tras una década, gracias entre otros al trabajo de DREAM, ya se puede prevenir y tratar el VIH/sida en todos los países africanos.

Sorprende el impresionante éxito del Programa, su rápida difusión en África y la influencia que ha ejercido en Gobiernos y Agencias Internacionales para que modifiquen su actitud ante las terapias antirretrovirales. De hecho, los resultados obtenidos han desempeñado un papel importante en la decisión de la Organización Mundial de la Salud de modificar los protocolos terapéuticos para África.

La eficacia del Programa se ha basado en la aplicación práctica de los protocolos terapéutico-diagnósticos que se utilizan en Occidente, en África y con enfermos y profesionales africanos, muchos de los cuales se han formado durante los numerosos [tipso tip=»La formación de personal cualificado es el camino más seguro para garantizar la sostenibilidad a largo plazo del programa, transmitiendo al personal local los conocimientos necesarios para que ellos lo gestionen. Invertir en formación mejora todo el sistema sanitario, la sociedad civil, y eleva el nivel cultural de la población. Si las madres, una vez son conscientes de lo que es bueno y malo para sus hijos, se convierten en el arma más formidable para salvarles la vida, imaginemos qué puede hacer la formación de profesionales de la salud para cambiar la sanidad de países enteros. Los enfermos tratados en DREAM, y también otros, en África demuestran la capacidad de los países y de los operadores de suministrar, gestionar y controlar una terapia compleja, cuando muchos consideraban que era demasiado difícil para el continente Se calcula que en estos años, a través de la educación sanitaria, los cursos de prevención y sensibilización en lugares de trabajo, en escuelas, en universidades, por la radio y la televisión, DREAM ha logrado llegar a decenas de millones de personas «]cursos[/tipso] que se imparten regularmente en los países en los que está DREAM.

Se puede decir que una gran parte del éxito de DREAM se debe a la original compenetración entre el componente científico-académico y el de aplicación práctica.

La medida de dicho éxito es el elevado nivel de [tipso tip=»La estrategia de DREAM se basó de inmediato en una asistencia y un tratamiento en plazos rápidos y controlados, a un coste sostenible y con una excelente calidad en el tratamiento. Y todo ello en un marco que favorece las relaciones interpersonales y comunitarias, donde se escucha al paciente, se defiende su dignidad y donde el paciente participa activamente tanto aprendiendo como ayudando con su trabajo al proceso de tratamiento. Eso ha hecho que se alcanzaran niveles de adherencia y de permanencia que no se habían producido en programas similares de tratamiento. Destaca, efectivamente, que el porcentaje de pacientes que abandonan por completo el programa es solo del 3,5%, respecto al 60% de otros estudios»]permanencia[/tipso] que se da en nuestro programa.

En la actualidad todo el mundo sabe que la terapia tiene un fuerte impacto preventivo, precisamente por su capacidad de reducir la carga viral en el plasma y en todos los fluidos corporales disminuyendo así la posibilidad de contagio. Hoy nuestro frente de batalla para vencer la guerra contra el sida es el Acceso Universal al tratamiento, es decir, tratar a todos los enfermos de sida para erradicar la enfermedad en poblaciones enteras del continente.

BENEFITS:

  • Construcción de centros de tratamiento y de diagnóstico especializados en el VIH
  • Contribución en la redacción de las directrices internacionales
  • Control de calidad
  • Capacity building